Buscar
  • Camilo Riffo Quintana

Ciudad Homogénea


Camilo Riffo, Director Fundación Síntesis


En diversos barrios de Concepción llevamos tiempo viendo emerger, como en una carrera, altas torres de departamentos que invaden la cotidianeidad de sus futuros vecinos. Con ellos llega la congestión, problemas de alcantarillado, estacionamientos, etc. Sin previo aviso, aparecen extensas paredes de madera, que ocultan la llegada de maquinaria, para luego dar paso al drenaje de las napas subterráneas de una ciudad que ya ha cosechado bastantes inundaciones.


Como si fuera poco, llevan construcciones estereotipadas a todos los rincones posibles, transformando el habitar en mercancía. No hay historia, ni futuro, no consideran el contexto climático o la cultura local, existe un desprendimiento total de las condiciones humanas en el habitar. Son un rompecabezas en base a un amplio listado de departamentos en su repertorio, haciéndolos calzar en el terreno comprado a un valor muy por bajo de sus utilidades, pero inalcanzable para una persona común. Con eso, terminamos teniendo un territorio con alta especulación, donde solo los grandes inversores tienen la autoridad de construir ciudad.


La institucionalidad parece favorecer este escenario, configurando la prevalencia del espacio como mercancía. Planes reguladores con altos niveles de flexibilidad para que el mercado sea el guía de la expansión o concentración. Es así como se gesta la respuesta típica, pero dentro de los marcos de la ley, “no tenemos facultades para rechazar estos permisos de construcción”. Pero oponiéndose a esa negación, hace pocos días en Santiago, el Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) con un informe que incluye la opinión de vecinos del sector, propuso el rechazo de un proyecto con la causal de "alteración significativa de los sistemas de vida".


De esta reflexión quiero desprender la idea de dos pilares para la producción de un espacio diferencial y una ciudad armónica: organizarnos con autonomía desde nuestros barrios; y recrear una institucionalidad que resguarde los sistemas de vida ante las grandes intervenciones económicas. Para la primera, solo nos necesitamos a nosotros. Para la segunda, también.


Publicada en Diario Concepción


0 vistas
VOLVER AL INICIO